AMLO presume que México tiene “el programa de reforestación más importante del mundo” en foro climático mundial

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presumió este viernes, en un foro internacional, el programa Sembrando Vida como uno de los logros más importantes de su administración a favor del medio ambiente.

Sin embargo, a mediados de mayo, el mandatario anunció que el programa sería reorientado para producir alimentos básicos como el maíz, frijol y algunos árboles frutales, con la intención de paliar la crisis económica provocada por la inflación en todo el país y para generar condiciones de autoconsumo.

“Es motivo de orgullo poder decir en este foro que México está implementando, posiblemente, el programa de reforestación más importante del mundo, con la siembra de un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables, a lo cual se dedican 420 mil campesinos que reciben un apoyo salarial permanente para cultivar sus tierras”, dijo el mandatario durante su intervención en el Foro de las Principales Economías sobre Energía y Acción Climática.

El 15 de mayo, el presidente López Obrador explicó que la reorientación del programa buscaba intercalar la siembra de árboles con cultivos, esto para fomentar el autoconsumo. “Si están sembrando café, cítricos, naranja, limón, árboles frutales, ahí siembren maíz”, dijo.

El programa, que comenzó con la administración del mandatario federal, impulsa la plantación de árboles maderables y frutales en el país.

Incuso antes de su cambio de enfoque, el programa ha sido criticado por causar la deforestación en el país, esto porque se permitiría a las personas talar árboles ya existentes para plantar nuevos árboles y, con ello, recibir el beneficio económico del programa.

Sembrando Vida prevé la plantación de un millón 157 mil 500 hectáreas en beneficio de 420 mil campesinos aproximadamente. Sin embargo, no se ha especificado cómo se modificará el plan original con el reenfoque del programa.

En su intervención, el presidente López Obrador dijo que el programa cuenta con una inversión anual de mil 500 millones de dólares del presupuesto público, y que con él se absorben casi 4 millones de toneladas de dióxido de carbono.